El origen de las expresiones españolas y su traducción al francés

En este post he decidido explicar el origen de algunas expresiones típicas españolas y su traducción al francés. ¡Espero que os sea útil!

Sin medias tintas

Indica que una persona dice algo sin rodeos, de forma clara y sincera.

Esta expresión tiene su origen en el sector artístico, donde se conoce la técnica de “medias tintas” como la técnica que se utiliza para realizar efectos claroscuros y matices, para colorear las zonas del lienzo que se sitúan entre aquellas muy iluminadas y las de sombra.

Se utiliza esta expresión como comparación entre la técnica de pintura (existe una técnica similar en grabados, llamada “hueco-grabado”) y una forma de hablar directa y precisa (o lo contrario si dices “con medias tintas”).

Su traducción al francés: “sans demi-mesure”

Hacerse el sueco

man-156786_1280Se utiliza para hablar de alguien que no entiende, o no quiere entender, ciertas cosas para no tener que involucrarse en un asunto determinado.

El origen de esta expresión no está muy clara y los expertos no están todos de acuerdo. Algunos piensan que viene del hecho de que los primeros turistas que venían de Suecia no entendían nada de la lengua castellana, o hacían parecer que no, por lo que se desentendían de las cosas que no les venía bien entender.

Otros expertos apuntan a un origen latín, ya que la palabra latina “soccus” significa “tronco de madera”. De allí, se podría interpretar que una persona que ni se inmuta ante problemas cercanos se parece al tronco de un árbol, inmóvil e insensible.

Su traducción al francés: “Faire la sourde oreille”

Quien se fue a Sevilla perdió su silla

Se dice a quién deja libre un sitio y, al volver, no puede recuperarlo.

Encontraremos el origen de esta expresión en la historia, más precisamente a mitad del siglo XV, cuando Alonso I de Fonseca era arzobispo de Sevilla. Para ayudar a su joven sobrino, Alonso II de Fonseca y Acevedo, movió los hilos para que este último fuera hecho arzobispo de Santiago de Compostela. Alonso II provocó varias polémicas en Santiago de Compostela, por lo que hubo un intercambio de sedes entre Alonso I y su sobrino. Cuatro años después, una vez solucionados los problemas en Santiago de Compostela, Alonso I quiso volver a su puesto en Sevilla, pero su sobrino se negó y dijo: “Quién se fue de Sevilla, perdió su silla”. Finalmente, con apoyo militar, Alonso I recuperó su silla en Sevilla.

Al expresión cambió ligeramente desde entonces y ahora se dice “Quién se fue a Sevilla, perdió su silla”

Su traducción al francés: Qui part à la chasse, perd sa place

Despedirse a la francesa

EPSON MFP image

Esta expresión se utiliza para referirse a alguien que se va de un sitio/reunión sin despedirse de nadie.

Encontraremos su origen en Francia, como era de suponer, por una costumbre que se hizo popular durante el siglo XVII. Esta costumbre, denominada “sans adieu”, consistía en marcharse sin despedirse de nadie, ni siquiera de los anfitriones, porque se consideraba de muy mala educación indicar su deseo de dejar el evento. Así que los asistentes debía irse sin llamar la atención, a escondidas.

Te aviso que ya no es así, ahora la mala educación es marcharse sin decir nada. Por si algún día asistes a un evento en Francia. Lo curioso de esta expresión, es su traducción al francés…

Su traducción al francés: “Filer à l’anglaise”

Salvado por la campana

Se dice cuando alguien se salva de una situación incómoda, o de realizar una tarea debido a un factor externo.

Esta es otra expresión que tiene su origen en nuestra historia, en la edad media. En la época cuando las epidemias eran frecuentes y mortales (y la medicina apenas conocida) a menudo se enterraban personas todavía con vida, bien por catalepsia o por un simple mareo. Hay que saber que en esta época era común enterrar varias personas en la misma tumba y, al abrir el ataúd, se descubrían arañazos en la madera de los ataúdes. Es por esto que se decidió atar un pequeño hilo a la muñeca del supuesto difunto, conectado a una campana. Era el papel del vigilante estar pendiente de las campanas, y salvar a aquellos que se despertaban enterrados.

Su traducción al francés: Sauvé par le gong.

A buenas horas mangas verdes

Se dice de alguien que llega tarde para resolver algo.
Tiene su origen en la época de los Reyes Católicos. Constituyeron un ejército, llamado “los mangas verdes” porque así iban vestidos, para prestar auxilio ante cualquier tipo de emergencias. Cuentan los historiadores que este ejército siempre llegaba tarde, casi siempre después del drama e incluso a veces después de que los propios vecinos hubiesen arreglado los siniestros. Así, cuando los mangas verdes llegaban, la gente les decía: “¡A buenas horas, mangas verdes!”

Su traducción al francés: Arriver comme les carabiniers d’Offenbach.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *